El Bugatti Chiron se despide del título de ‘coche de producción más rápido del planeta’