Los problemas del Kuga PHEV ponen a Ford contra las cuerdas: comprarán «cupo» de emisiones a otras marcas