Con unos sutiles retoques el Ford Focus ST puede ser más radical