Con unos pequeños cambios, tu Mercedes-Benz Clase S puede lucir como un Maybach