La última aberración de Liberty Walk tiene como víctima el Lexus LC 500 Coupé