Lo último de Manhart es un BMW X7 M50i al que no parece que haya muchas cosas que se le resistan