Manhart ha convertido el Toyota Supra en una bala dorada de más de 500 CV