Parece un rallador de queso pero es una revolución aerodinámica patentada por Bugatti