Si Hennessey y Harley Davidson dan vida a un GMC Sierra, el resultado solo puede ser brutal