Tener un Aston Martin como el de James Bond tiene que molar mucho: estas son sus «armas secretas»