Un millón de Porsche Cayenne fabricados: el producto más controvertido de la marca ha sido su salvación